Carretera a Reynosa

217 Kilómetros donde viaja el miedo

(Publicado en el Blog de Nexos)

cynthiahuja como amanecio reynosa? esta segura la carretera mty-reynosa? 12:21 PM Mar 31st via web

La mitad de los regios que me preguntaron en los últimos diez días si iría a Reynosa en Semana Santa estaban genuinamente preocupados. La otra mitad sólo quería saber si debían modificar sus rituales vacacionales de primavera. ¿Es segura la carretera? ¿Es cierto que la están cerrando? ¿Qué sabes de que quemaron un camión por la caseta la otra vez? Como si tener toda la vida recorriendo los doscientos diecisiete kilómetros que separan las dos ciudades me hiciera de alguna forma experta en el tema. Como si nacer en Monterrey y crecer en Reynosa y mudarte otra vez a los dieciocho te diera un pase secreto de información sobre la ruta. Como si en una carretera lisa y recta hubiera atajos conocidos sólo para los iniciados. Como si adivinaran que el 18 de marzo pasado, cuando la carretera permaneció bloqueada durante un par de horas por grupos del crimen organizado, mi hermano alcanzó a pasar media hora antes de que fueran secuestrados y quemados los coches de otros viajeros que no corrieron con tanta suerte. Conozco bien ese pedazo de la cuarenta pero ignoro los peligros que estos días esconde. Leo las alertas en Twitter, veo las escuetas actualizaciones de los periódicos, sé que el peaje cuesta 202 pesos y dónde está cada gasolinera. Pero no tengo un mapa de sus amenazas, ni la fórmula exacta de velocidad requerida para llegar sin contratiempos. Lo único que puedo hacer es recorrerla otra vez para contarlo. Para asegurarme de que sigue llevando a donde mismo. De Monterrey a Reynosa, lo de menos es que la carretera se haya vuelto peligrosa.El síntoma es más grave: la carretera es ahora el vehículo por el que viajan el miedo y la violencia que habita en de los destinos que une. Seguir leyendo “Carretera a Reynosa”

Anuncios

Reynosa de frente al país

Reynosa, de frente al país
El otro día alguien me preguntaba por Reynosa. Aludía a varios correos electrónicos que había recibido y a un par de comentarios que escuchó de que las-cosas-están-muy-mal. Posiblemente estaba siendo amable al preguntar por mi tierra. Posiblemente esperaba una respuesta llena de signos de admiración y no-es-posibles y qué-barbaridades. Tal vez quería que le contara de los coches baleados y las mantas en los pasos a desnivel. Seguro esperaba que me ufanara de vivir en Monterrey, donde gracias-a-Dios-nada-de-esto-pasa. En lugar de eso le contesté que lo de Reynosa no es nuevo, le aclaré que hay cadenas de email a cada rato y que no era cierto que se hubiera declarado toque de queda en la ciudad. Seguir leyendo “Reynosa de frente al país”